Nedela denuncia un “golpe institucional”

“El sindicato de trabajadores municipales de Berisso ha dado casi un golpe institucional, ha copado el Concejo Deliberante y sus dirigentes, que obedecen al kirchnerismo, han reemplazado a la voluntad de los concejales electos por la ciudadanía. Esta es la situación de extrema gravedad por la que atravesamos y que nos lleva a decir claramente que no vamos a poder pagar los sueldos de diciembre. Paradójicamente, quienes dicen defender a los trabajadores son los que van a perjudicarlos”.

Con esa denuncia, el intendente de Berisso Jorge Nedela respondió ayer a una nueva sesión fallida en el Concejo Deliberante donde por cuarta vez se intentó sesionar para tratar la declaración de emergencia económica, el pacto fiscal y una autorización para cancelar deudas con cheques diferidos. De ese paquete de medidas, se ha señalado, depende que la vecina comuna pueda hacer frente al rojo financiero que la acorrala y que, entre otras dificultades, complica el pago de salarios a los empleados municipales.

Con la presión del gremio (cuya cúpula responde al PJ kirchnerista) los ediles del arco opositor integrado por siete peronistas kirchneristas, dos massistas y un PJ anti K que se ausentó de vacaciones y no dejó reemplazo, el Concejo berissense no pudo sesionar por falta de quórum en un marco otra vez caótico en el que cerca de medio centenar de militantes del PJK ocuparon el recinto y hasta las bancas de los ediles (ver aparte).

Tras un nuevo fracaso en el intento por aprobar el paquete de medidas que el gobierno provincial le reclama al radical en Cambiemos Jorge Nedela para ayudarlo a salir del ahogo financiero, el jefe comunal decidió salir con los tapones de punta contra el sindicato, la oposición y también contra las gestiones municipales peronistas que lo precedieron.

“No tenemos cloacas porque se las robaron”, disparó un Nedela ofuscado con la actitud de la oposición kirchnerista a la que acusó de “no aceptar que perdieron en 2015 y que volvieron a perder hace 70 días porque la gente, si bien no nos dio un cheque en blanco, nos ha ratificado la confianza en que podemos sacar a Berisso del lugar donde está. Está claro que no nos quieren dejar gobernar”.

Durante una conferencia de prensa a la que convocó a todos sus funcionarios y concejales, Nedela cargó varias veces contra el gremio de los municipales al asegurar que “le mienten a la gente, han ido por las dependencias diciendo mentiras, diciendo que íbamos a echar personal lo cual no es cierto”.

Nedela hizo una síntesis de las negociaciones que en las últimas semanas tuvo con el gremio a partir de la inquietud planteada sobre qué pasaría con el personal municipal si se votaba la emergencia económica.

“Les dimos todas las garantías, nos pusimos de acuerdo, les explicamos que no se iba a echar a nadie. Y ellos saben que es así porque cuando asumimos ni siquiera echamos a los 300 contratados el 9 de diciembre de 2015 que nos dejó el anterior intendente”, señaló Nedela que apeló a la jerga futbolística para denunciar que “pero lo que querían era dilatar y para eso nos fueron corriendo el arco hasta llegar a esta situación”.

“Lo único que le dijimos al sindicato fue que no vamos a permitir más ñoquis”, disparó Nedela.

Entre otros conceptos, Nedela adelantó los pasos a seguir si el Concejo Deliberante sigue “paralizado por el sindicato” como él mismo definió y en ese marco dijo “no tener que llegar a la Corte de Justicia para obligar a los ediles de la oposición a presentarse en el recinto”.

Agotada ayer la prórroga de sesiones para 2017, Nedela informó que en los primeros días de 2018 convocará a sesión extraordinaria para intentar otra vez aprobar las medidas que le reclama la Provincia.