Patricio Bruno fue salvado por Scafatti y Bomberos siete años atrás, y ahora lo eligió como padrino

La historia se remonta a siete años atrás, un sábado de mayo de 2011, cuando la casa de 8 y 157 en la que vivía Patricio Bruno con su madre y hermana se comenzó a incendiar.

Roberto Scafatti tenía otros planes para ese sábado, pero cuando oyó que la alarma empezó a sonar, se dirigió al cuartel para colocarse su traje y subirse con sus compañeros al autobomba con el propósito de apagar el fuego en ese lugar.

Al llegar al sitio, los servidores públicos se encontraron con una difícil situación. Roberto observó que la madre estaba en la puerta de la casa, con gran parte del cuerpo quemado, y les dijo que sus hijos continuaban adentro.

Varios bomberos ingresaron a la casa y consiguieron a Patricio en un grave estado de shock, por lo que decidieron sacarlo con Roberto alzando el nene y sus compañeros cubriéndolos.

Patricio se recuperó en el hospital, pero su madre y su hermana fallecieron por las lesiones.

Los abuelos de Patricio cuentan que él jamás dejó de admirar a los Bomberos y mantuvo una buena relación con ellos, razón por la cual escogió a Roberto Scafatti como su padrino.

El día de ayer, en una emotiva ceremonia llevada a cabo en la Iglesia Santos Pedro y Pablo del Barrio Banco, Scafatti asumió este especial compromiso.